Un trago lo mejora todo

Link to article
Dave Carpenter AHA

[Este artículo apareció en la edición de mayo/junio 2017 de la revista Zymurgy]

Por Dave Carpenter

Los cerveceros alguna vez tuvieron que depender de los medios naturales para mantener la cerveza fría, refrescante y, con suerte, sin contaminación cuando la temperatura aumentaba. Al principio eso implicó directamente tomarse unas vacaciones de verano de la fabricación de cerveza. Después implicó acumular hielo cosechado en sótanos y cuevas y esperar que durara hasta el otoño. Hacia fines del siglo XIX, llegó la refrigeración artificial y nos convertimos en maestros del mercurio.

Muchos de nosotros todavía fabricamos cerveza con las estaciones. Para mí comenzó como una solución práctica para fermentar en una casa sin aire acondicionado. Pero aun con el beneficio de un congelador horizontal convertido a temperatura controlada, he llegado a comprender la fabricación de cerveza de temporada como un vínculo con el ritmo natural de la tierra en una sociedad cada vez más hermética.

En este sentido, ha llegado el momento de que almacenen sus reservas de verano de cerveza casera con antelación a los días más cálidos venideros, y Zymurgy los respalda con análisis exhaustivos de varios tipos de cerveza refrescantes. Fabríquenlas ahora para estar preparados para el futuro.

Las cervezas lager de tipo mexicano actualmente son un producto codiciado entre los cerveceros artesanales, pero si su única experiencia con la cerveza mexicana implica una botella transparente en compañía de la arena barrida por el viento, creo que estarán gratamente sorprendidos al descubrir lo refrescantes y sabrosas que pueden ser estas cervezas cuando se tratan con cuidado y se sirven frescas. ¿Sal y lima? Eso depende completamente de ustedes. (Maridarlas con ceviche fresco, sin embargo, debería ser imperativo).

Pero tal vez no pueden o no quieren molestarse con la cerveza lager. En ese caso, pueden elegir Kölsch, que sigue siendo una puerta a la buena cerveza por una buena razón. Comparte tantas similitudes visuales y organolépticas con la cerveza lager ligera de producción masiva que los principiantes en la fabricación de cerveza casera la consideran accesible, pero una buena Kölsch tiene suficiente sabor para satisfacer a los amantes de todo tipo de cerveza. En la mayor parte del país, todavía deberían tener tiempo de obtener una excelente Kölsch incluso sin control de  temperatura.

¿No tienen mucho tiempo pero ya anhelan su próximo lúpulo exitoso? Tal vez la IPA tipo New England (Nueva Inglaterra) esté destinada a ser su aventura de verano. Gracias a las cantidades impías de lúpulos y la nula expectativa en torno a la claridad, estas populares cervezas ale exigen fabricarse y consumirse con prisa. No necesitan esperar una NEIPA para disminuir la claridad, simplemente agreguen lúpulos como si hiciera calor y disfruten. (Hablando de lúpulos, este número también presenta un artículo de Denny Conn y Drew Beechum, en el que explican por qué no deben creer en la mayoría de los números de IBU).

Y luego tenemos el arroz. Así es, una determinada cervecería grande de St. Louis es famosa por incluir grandes dosis del material en sus productos insignia, pero eso no significa que deban evitarlo en su cerveza casera. Cuando se usa como un ingrediente legítimo por sí solo y no como mero relleno, el arroz puede aligerar el cuerpo de prácticamente cualquier tipo de cerveza y convertir las cervezas ale de lo contrario pesadas en suaves delicias de verano.

Con una, o mejor aún, todas estas cervezas refrescantes en su mano, estarán bien preparados para disfrutar de su verano de a un trago por vez.

Dave Carpenter es redactor jefe de Zymurgy.